Ingredientes :

  • 500 g de zanahorias, peladas y partidas en trozos
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • 1 cebolla pequeña, picada gruesa
  • 2 cucharadas de harina
  • 1/2 taza (125 ml) de leche baja en grasa
  • 4 huevos grandes, separados
  • 1 calabacita mediana, rallada
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada, molida

Modo de preparación:

  1. Cuece las zanahorias hasta que estén tiernas en una cacerola mediana con agua hirviendo a fuego lento, unos 20 minutos. Luego haz puré en un procesador de alimentos.
  2. Precalienta el horno a 200 °C. Cubre un tazón para soufflé con aerosol antiadherente para cocina.
  3. Calienta el aceite en una cacerola pequeña a fuego medio. Añade la cebolla. Saltéala hasta que esté suave, unos 5 minutos. Agrega la harina. Cocina otro minuto; mueva de vez en cuando. Vierte la leche. Deja que rompa el hervor, pero mueve constantemente. Pasa a un tazón grande. Agrega las zanahorias y las yemas de huevo. Incorpora la calabacita. Añade la sal, la pimienta y la nuez moscada.
  4. Bate las claras de huevo en un tazón mediano hasta que se formen picos suaves. Incorpora el batido de claras, una tercera parte cada vez, en la mezcla de verduras. Pasa con un cucharón al tazón preparado. Hornea hasta que eche vapor y esté dorado, de 30 a 40 minutos. Sirve de inmediato.